viernes, 3 de diciembre de 2010

Mi visita a Madrid Golf (y III)


El Turismo, también presente y relacionándose con el golf.
Que el golf no ha esquivado la crisis, es una evidencia que no debería ser ni escrita. Pero salvada esta obviedad, una cosa que me pareció constatar en Madrid Golf es que nuestro deporte tiene su 'propia' crisis y que va a tener bastantes más dificultades (o visto de otro modo, deberá echarle más imaginación que otros) para superarla y salir airoso de estos tiempos díficiles que estamos viviendo TODOS (jugadores, marcas, clubes, instituciones, campeonatos, torneos, sponsors,...). Vease cómo problema u oportunidad, me parece un reto apasionante.

Carros de última generación
Pese a los denodados esfuerzos de toda la Industria del Golf (y de todos aquellos sectores que, directa o indirectamente, se arriman a ella), por mantener el nivel de 'consumo' en el mercado, hay cuestiones que Madrid Golf no hizo más que evidenciar: poco despliegue comercial, relaciones encorsetadas, presencias forzadas y, en definitiva, mucho escaparate y 'etiqueta', pero escaso movimiento y efervescencia en el business. Hasta ahí, poco nuevo, una estampa calcada al panorama económico actual.

Sin embargo, hay un 'detalle' que a mi me parece relevante: buena parte de la Industria del golf no se dirige a nosotros, los golfistas y usuarios finales, los belindos, jugadores más bien malos... y eso es un problema, estructural además (y, por tanto, de complicado remedio). Los fabricantes, marcas, distribuidores y servicios relacionados con el golf tienen un claro enfoque hacia agentes intermediarios (clubes, tiendas, almacenes, revendedores,...) o nichos sumamente pequeños (profesionales), y no hacia el gran público, al que, consecuentemente, ni conocen, ni escuchan, ni cuidan, ni... venden.

La Restauración, también presente.
Y así, todo ese tejemaneje tendrá una fachada muy bonita, pulcra y rimbombante, pero se irá carcomiendo hasta que se derrumbe (doy por superadas las épocas de relación con el sector constructor, inmobiliario y demás, por supuesto). El Turismo sigue haciéndole guiños al golf, y hay muchos otros sectores y servicios nuevos, como el de la Tecnología, que se suman al carro, junto a los tradicionales, que también se van modernizando.

Stand de Chollo Golf
Pero fueron pocos los ejemplos de 'venta directa' que ví en Madrid Golf, tipo al stand www.chollogolf.com y www.castellanagolf.com, y que era dónde realmente se arremolinaba el personal. En un montón de chiringuitos, con pasta en el bolsillo y ganas de fundirla, no había nada que comprar y/o contratar... y eso, en los tiempos que corren, lleva camino de ser delito.

Espero que os haya gustado este mini serial de lo que fue una experiencia fantástica y... no lo olvidéis, personal e intransferible ;o)

Por aquí empezamos puente ya el puente, así que... descansad y jugad a golf los que podáis.

NOTA. Este post va dedicado a todos los expedicionarios y amigos #NASF que se encuentran de visita en San Francisco, y que tienen que estar empapándose de tanta innovación como para que a su vuelta... nos repartan algo a los golfistas !!

3 comentarios:

mcmartinh dijo...

Tenía intención de comprar ropa de invierno en el #Madridgolf, y como tu observas, faltaban stands dirigidos al comprador/golfista que se acercaba.

Buenas observaciones. M.C.

Anónimo dijo...

Usted perdone, amigo David, pero me gustaría hacer un inciso en tan fiel relato de MadridGolf...
En mi opinión, hubo una marca que pretendió centrarse mas en el Belindo autóctono que en otros menesteres, explicando y mostrando al público el por qué de las cosas, con alma de feria y sin buscar la venta directa.
1 abrazo, Jorge

David dijo...

No te falta razón, Jorge, y doy buena fe de ello habiéndote visto en acción, menuda manera de curráselo en el stand de Callaway ;o) abrazos y gracias por seguir el blog !