martes, 22 de abril de 2014

Volver y volver... a Logroño

Cuatro líneas a vuela pluma para contaros lo que ha sido mi mini Semana Santa golfísitica, no muy amplia, y desde el exilio de Gorráiz, aunque, eso si, verdaderamente intensa y gratificante: volví al campo de Logroño y, además de sentir el calor gatupera de Javi Romero Filazos y compañía, pude ver, casi medio año después de haber estado por allí la última vez, que el club, de la mano de David Bedia y todo su equipo (mientras ningún otro me demuestre lo contrario, mi gerente preferido) va para arriba, como el rough de sus calles, en estos tiempos tan difíciles que corren.

Gracias por todo Javi!
Y eso como para celebrarlo y escribir este post. También espero que estos días de asueto, capirotes y profundas reflexiones espirituales entre torrijas y monas de chocolate, os hayan dado para jugar a golf hasta que os sangrasen las manos como a los penitentes con sus cadenas, crucifijos y sacrificios varios.

Siempre hay una sonrisa esperándote en Logroño... gracias Abi.

Las partidas que hemos jugado estos días en Logroño han sido varias, y variadas: primero, con el gran Txuma Sparrow, que vino a disfrutar de su 'vetusta y vieja' Iruña (más vetusta y vieja que nunca la verías, my friend) y nos hicimos, el miércoles de víspera, la primera mini excursión para jugar con Rome, Aguirron, Luis Charlie Whiting Salas y Carlos Murugarren.

Días de golf espectaculares.
Para mi, que llevaba 17 días, 6 horas y 35 minutos sin pinchar bola, fue un delirio de vuelta: +4 en la primera (con una glorioso birdie al hoyo 4, hándicap 1) y +12 en la segunda (con otro glorioso doble par al hoyo 12, ese par 5 del barranquillo tan 'salao'). La cuestión es que estuvimos muy a gusto, y al final del día pude comprobar como hubo dramas mayores: no pague la birra.

La 'penitencia' del golfista.

El Viernes Santo la excursión fue con Charly Lacunza, y la hicimos un poco más intensa. Después de meternos unos buenos primeros 18 hoyos con Rome (pagué las birras, y si me lo hubieran pedido, el plazo de la hipoteca de cualquiera de mis dos compañeros de fly), y tras de reponer fuerzas con unos buenos huevos con lomo, nos hicimos otros 18 con la bolsa al hombro, y no sin cierto regusto a penitencia (por aquello se nos iba acabando el fuelle conforme llegábamos al hoyo 36, y, con los boguies, empezamos a sacar el puño). Sin embargo, esta vez no dejé que Charly se fuera sin pagar: queda claro que soy player del turno de tarde.

Campo noble y que ahora está como nunca de bien cuidado.
En todo caso, la verdadera alegría de estas dos mini excursiones a Logroño ha sido comprobar el 'Estado de las Cosas' en La Grajera, y da gusto, alegría y entran ganas de volver, al comprobar como con pelea, trabajo y visión (que es lo que siempre ha puesto David Bedia, su equipo y los socios en un campo que es público y con unos recursos más que limitados), los clubes de golf pueden ser atractivos, funcionar y generar tráfico de gente, jugadores y hacerle un feo a esa miseria y tristeza en la que viven instalados algunos otros... la mayoría, diría yo.

Con un campo más cuidado y apetitoso que nunca, y un restaurante Hoyo 19 renovado y cuyo buen zampar empieza a ser conocido en la zona, dan ganas de volver a ver a Marina (si, si... esa camarera tan maja y que tan bien atiende al golfista) y toda su gente, un día si, y otro también.

Algo que sin duda, espero suceda en breve, si el finde jugamos allí el Dobles Absoluto de la Riojana (dos días -foursome + fourball-, blancas y todo una cuadrilla a la que retar, jajaj). No creo que esa buena gente deje que les ganen dos navarros así por la cara.

Y como de lo que se trata es de Volver y volver, y no precisamente a Logroño, que allí nos reciben siempre bien... el tema de uno de los grandes como Vicente Fernández para cerrar el post viene que ni pintado.



Mientras tanto, buena semana gentes del golf.

martes, 15 de abril de 2014

De 'major' quiero ser como ellos

Después de un intenso finde de Masters, y después de haber consumido toneladas y toneladas de información de todo lo acontecido entre las magnolias del Augusta National, me quedo con la reflexión que no dice, pero si hace, el enviado especial de The Telegraph al Masters, Oliver Brown y que transmite perfectamente en este artículo en el que aúna el sentir de muchos: yo de mayor, en esto del golf, quiero ser como ellos.


El Pisha, pure golf.

Especialmente Miguel Angel Jiménez, nuestro Pisha con un brillante cuarto puesto final y Fred Couples, con su top 20, nos han regalado y hecho ver una de las mejores cosas que tiene el golf como deporte: 'lo nuestro' es longevo, algo sólo reservado para las cosas grandes de la vida. Ellos lo son, y hacen grande el golf y los que amamos sus valores, más allá de las victorias.

Fred Couples, genio y figura.

Muchas gracias también desde aquí a todos los spanish golfersmedios de comunicación y gentes de la red en general que a través de sus medios y cuentas personales, nos han contado minuto a minuto todo lo que estaba pasando en el Masters 2014. Era el primero del año, y creo que en líneas generales, todos nos hemos quedado satisfechos. Había mono.

Vienen días de capirotes y procesiones, así que, todo el mundo formal, y en el rato que sobre, a jugar... buena semana gentes del golf.

martes, 8 de abril de 2014

Semana de Masters

Este es el típico post en el que te plantas delante del teclado y dices: 'pero, ¿qué voy a aportar yo que no se esté diciendo ya, en esta Semana del Masters, sin duda, el Major, más peculiar y único de todos cuantos se disputan a lo largo del año?.


Así que me he dicho: 'mira, te vas a estar calladito, vas a intentar que tu aportación, aunque no sea muy densa ni profunda, esté alineada con la originalidad y visión y misión única de todo lo que acontece a partir del epicentro del golf esta semana, el Augusta National, te haces un minipaint al respecto, te pones a seguir ese hastag (#Masters) que, tal y como lo estás viendo funcionar en estos días previos, parece va a sacar fuego durante todo el finde, y te dedicas a seguir, ver y leer todo lo que de aquí al domingo (cuando alguno se ponga la chaqueta verde, que, creo, es la única certeza con la que se cuenta en las apuestas por ver quién gana: el domingo).acontezca.

Así que mucha suerte a los cuatro pros españoles que van a intentar rememorar viejos tiempos para nuestro golf, mucha suerte también a todos los conocidos de medios y gentes del golf que han tenido la suerte de estar allí estos días, y vamos a gozarla con todo lo que desde allí nos está llegando en esta semana que destila magnolias, tradición, y golf, el mejor golf, a raudales.

Buena semana de Masters, gentes del golf.

jueves, 27 de marzo de 2014

Pasé por Madrid Golf 2014 (y II)

A ver si consigo sintetizar en este post el resto, y más enjundiosas, conclusiones y reflexiones que me traje de Madrid Golf 2014, entre otras cosas, porque como mandan los cánones de la modernidad en la que vivimos, aquí todo pasa rápido, vuelves a tus rutinas y las cosas van quedando lejos, y más lejos. Pero es que así se consume todo a día de hoy, a una velocidad de crucero que, a ratos, espanta.

El Stand más cuqui de la Feria.
Y por no entrar en detalle sobre las mil y una cuestiones sobre las que podríamos ahondar (ya estoy leyendo otras reflexiones en otros medios sobre lo que la Feria ha dejado), os contaré un par de anécdotas que sintetizan y, creo, son fiel reflejo del estado en el que se encuentran las cosas en el golf español a día de hoy.

El mejor selfie, sin duda.

Ya se ha dicho que la Feria se salvó gracias al Pádel, que no había ni una marca oficial presente (ni sus fitins, ni esos camiones del European Tour que vimos otros años), que el espacio contratado por el golf (y el despliegue de sus stands) fue irrisorio comparado con otros años (especialmente, en los operadores turísticos y entes autonómicos, que nos habían acostumbrado a sus grandes montajes feriales), y se echó en falta a muchos otros, algunos como Gambito, realmente grandes, en estos cuatro días de exhibicionismo ferial.

Por contra, y en la parte buena, se ha visto a mucho 'pequeño' dándolo todo por ganarse su espacio en el mercado, hacer valer su propuesta de valor, cada día son más los que llegan al golf a través de la tecnología o los muchos proyectos y comunidades que quieren crecer a través de las redes sociales de golfistas, o gente como Golfspain, Summum, Canal Plus (con un stand y emisión de programa que debería ir 'por defecto' en esta Feria) o la Madrileña (con su nuevo proyecto del Oso Bogey para dinamizar y atraer gente al golf), que están haciendo bien las cosas, y entendiendo o que apostamos y vamos hacia adelante, o aquí realmente si que no hay nada que hacer.

Puesta de largo del Oso Bogey.
Tal y como os comentaba el otro día, parece que la única premisa en la que coincide todo el golf español (o por lo menos, es la proclama en la se le ve realmente unido) es en la conclusión de que no hay dinero. En eso si que todo el mundo coincide, el matiz está en cómo se formule la queja.

Sin embargo, y así se lo hice saber a todo aquel que me vino con la 'milonga', considero que es una gran falacia: si hay dinero, lo que no hay es todo el que había antes, hay que currárselo mucho más para sacar adelante las cosas y, a estas alturas, todo el mundo debería entender (como está entendiéndose fuera del golf) que o te reinventas, o acabarás muriéndote mientras te quejas. Hay gente que ha estado viviendo, y engordando, en un pienso y lo que quieren que esto siga así. Yo me alegro de que no pueda serlo, fíjate: o eres eficiente, gestionas bien el chiringuito, mimas, atiendes y escuchas (hasta la saciedad, además) a tu cliente (el golfista) o se acabo el business. Tres hurras, por favor!

Pero, en el peor de los casos, demos por buena la afirmación de que no hay dinero, y ante esta conclusión, la respuesta es clara también: 'y qué? si no hay dinero, pues hagamos cosas que no cuesten dinero, que son muchas y más interesantes, resultonas y alineadas con los tiempos que corren'. Alguno me ha mirado con la típica cara de gilipollas con la que se mira tantas veces en este mundillo nuestro. No os preocupéis, ya estoy acostumbrado.

Charla de los Gerentes de Clubes.

Os contaré una anécdota que creo refleja, bien y desde la vivencia personal, lo que quiero decir. El jueves, hubo una mesa redonda, e infumable speach, de la Asociación de Gerentes de Club de Golf, con el objeto de darnos su visión (a mi modo de ver, viciada, errónea en lo sustancial y transmitida sin pasión y con farragosidad desde el 'deber ser' de quién habla desde lo alto y en un atril, como allí estaban los que mueven buena parte el coté de nuestro día a día), sobre las problemáticas con las que se encuentran quienes gestionan nuestros campos de golf.

En un momento de tal tortura propagandistica (disculpad, pero es que fue un pestiño en su puesta en escena), sube al estrado el gerente de mi club (que no yo sabía ni que andaba por ahí) para hacer una descripción de la situación en buena parte de la zona norte, de la que él debe ser buen conocedor (al menos, en esa condición habló).

Tertulias radiofónicas en directo.
Tal y como estaba articulando su discurso (con el mismo tono ecuménico que sus compañeros de Asociación), yo le decía, entre el público, a mi compañero de escucha, también gerente: 'mira, el que está hablando del bien y del mal del golf en nuestra tierra, lleva tres años que no quiere cambiar cuotas por comunicación, y eso que el club cacarea y tartamudea en lo que cuenta en el día a día, necesita como el beber articular su mensaje dentro y fuera para que lo conozcan o funcione mejor, porque no sabe venderse, ser atractivo, ni hacer llegar su propuesta de valor ni al socio, ni a potenciales clientes, ni al resto de la sociedad. Mientras tanto, el menda tiene que dejar de comer filete para poder jugar a golf, y, por supuesto, se cansa de que todo el mundo me hable de Gorráiz como si fuese mío, o de 'vender' mi Club, con lo que yo lo quiero. No ha entendido para que le pueden servir algunos socios', le iba diciendo, entre otras cosas, para que no se quedase dormido de píe.

Un placer, presi.

Pero es que mi interlocutor, y amigo, también gerente, antes de quedarse semi mudo con mis reflexiones, se estaba quejando amargamente de que a sus socios cada vez les cuesta más pagar anualmente sus cuotas y que cada vez tenía que 'negociar' más formas de pago distintas con ellos (y todas malas para él) para que no se diesen de baja del club, y del golf:  'Deberías poner cuotas mensuales, y ganarte su confianza mes a mes... y tienes suerte de que tu competencia no lo haya hecho ya. Sigues teniendo una buena oportunidad para adelantarte', le dije, para dejarlo ya sin habla.

Pero, bueno, para eso están los Gins gratis para la gente del sector en una Feria, no? Nos fuimos a echar un trago, y seguir hablando. Y cuando ya llevaba un par de ellos entendió, sin mayor, problema, que 'la foto de la Feria' no era ningún #selfie (y mira que la gozamos en cada uno de los muchos que nos hicimos), que el mejor resumen era una foto de Gonzaga, presi de la Española, posando con una raqueta de Pádel. Nos echamos unas risas, claro. Ese momento lo hubiera firmado el mismísimo Benny Hill.

Entonces, y volviendo a la gran falacia, claro... no hay dinero. Qué fácil y qué rápido se soluciona todo así, no? Dejadme que sea un poco bruto, pero lo que no hay es imaginación, arrojo, ganas y, hablando claro, hasta un par de cojones, ovarios o verdadera necesidad, para hacer las muchas cosas que se pueden hacer sin dinero. Si. Soy de los que se alegra en que hayamos llegado a este punto del 'no hay dinero' (y, que insisto, es mentira) para que desparezca toda ese postureo que está impidiendo al propio golf salir del guetto de paredes de roble en el que se pensaba que podía estar viviendo toda la vida.

Y lo que, al final, pienso es que si a mi, que soy un mindingui perdido en el mundo, me está pasando esto con mi club, y en lo que yo puedo aportar... oh my god! qué es lo que tiene que estar pasando por ahí!

Ver a los amigos del golf, lo mejor.

En definitiva, a mover el culito (gerentes, campos, marcas, productores, fabricantes, organizadores, operadores,...), cada uno hacia dónde pueda o mejor entienda, que queda poco de lo que hablar (y menos, por favor, desde el deber ser) y bienvenidos al mundo lo real, del 'no hay dinero'. Mira por donde, algunos somos felices si sólo hay el justo, y si te lo ganas y te lo llevas, que sea porque te lo mereces. Y otra evidencia, que a ésa ya habéis llegado la mayoría de vosotros solitos: sólo con recortes y mejor gestión del gasto, no vale.

De todo lo leído por ahí, además de las cosas de materiales y novedades típicas, y algún que otro resumen más o menos interesante (por supuesto, desde la oficialidad de Madrid Golf, nada que contar... los vendedores de espacio no se han enterado que contando bien las cosas hay más probabilidades colocar más stands), me quedo con el testimonio de la vuelta que por Ifema se dio Pablo Herrero para Golf76.com.

Os he dejado un segundo álbum en el FB, y acabad bien la semana, gentes del golf.

martes, 25 de marzo de 2014

Pasé por Madrid Golf (I)

Y así os lo espero contar, en unos cuantos posts (desconozo lo que mi pluma dará de si) a lo largo de la semana, junto con las tropecientas mil fotos que aún estoy descargando y desde, todavía, la amalgama de sentimientos, sensaciones y reflexiones que me suscita, de manera personal e intransferible -os recuerdo que en la cabecera del blog no pone ni ABC, ni El País, ni Crónica, ni Ten Golf-, una de las mejores y más divertidas ediciones que recuerdo de la principal feria del golf en España: Madrid Golf.

Acceso al recinto.
Estuve poco, los dos primeros días dedicados a los profesionales, pero viviendo la Feria intensamente, dándole duro a las publics relations y al estar, abrazar, conversar, conocer, escuchar, hablar, reír y hacernos selfies con un montón de gente amante de 'lo nuestro'.

Kiko Luna, en su zona de putting, muy completa.

Quizá no todo el mundo pueda decir lo mismo, porque en los tiempos que corren la cosa está malita para muchos, pero el que suscribe (y creo que muchos otros a los que durante estos días he escuchado, principalmente, quienes se lo están currando), así lo siente, y creo que si el golf español, o su llamada industria, cambiasen un poco el chip, enfocasen el análisis desde otros parámetros y mirasen al golf (y, sobre todo, a los golfistas), en este país procurando ver el vaso medio lleno, al menos, se respiraría un poco más de optimismo en el ambiente que las primeras conclusiones, rápidas, a bote pronto, y sin muchos datos, de la Feria que se extraen.

El Stand más cuqui, el de la Fede Madrileña.
Las comparativas (que nunca son buenas) respecto a otros años hablan de caras largas, cuestas abajo, de la llegada del Pádel (con el que hemos compartido la mitad de Feria), conjugaciones hasta el infinito del verbo menguar, dimes, diretes y excusas variadas, y la frase del millón: es que no hay dinero, nadie tiene dinero. Es en lo único en que parece estar todo el mundo del golf de acuerdo.

Zona naranja, zona de pádel.

Será un tema, éste del dinero, sobre el que vuelva en algún otro momento a lo largo de la serie de posts, pero el primero quería dedicárselo, y en forma de agradecimiento, a los tantos amigos y amigas, empresas y profesionales, y gentes del golf con los que me reencontrado, o conocido, durante estos días. Difícil personalizar uno a uno, pero sirvan los #selfies (ha sido otra de las grandes alegrías de estos días, ver qué el mundo del golf, al menos, reconocía que no entré en barrena mental hace cuatro años cuando empezamos con esta fiesta del autorretrato) y nuestras sonrisas para acreditar y verificar ante el mundo que no hay nada que llegue más que un careto... y, como bien dice la Obregón, por favor, posando, que de un robado puede salir cualquier cosa. Gracias, de corazón, por seguir con la fiesta.

Aplicaciones y todo tipo de ofertas tecnológicas.
El otro agradecimiento, y este sí que es expreso, nominal y personal es para Rocio Aguirre, CEO y gran jefa de Madrid Golf desde el principio de los tiempos. Al margen de cualquier valoración profesional respecto a lo que supone estar al frente de un sarao de estas características, y de los resultados que cada uno quiera buscar y extraer de esta y cualquiera de las ocho ediciones anteriores, creo que Rocío se merece un reconocimiento incondicional, y nuestra gratitud, simplemente por el esfuerzo que supone sacar Madrid Golf adelante, y ser la cara (y siempre buena) de todo un equipo y maquinaria que no es nada fácil de gestionar, en unos días de extrema tensión y muchísimos frentes abiertos.

Con Rocío Aguirre.
Independientemente del afecto o no que le puedas tener, además, creo que Rocío simboliza la pinza que está en medio y que se 'come' el marrón y el lógico desajuste en el que acaba confluyendo una feria con muchos planteamientos inadecuados, siendo el principal, su concepción antigua (vender espacios de stands) ante un sector que está entre traumatizado porque no le salen las cuentas, desunido y con cien mil batallas pendientes, que no apuesta ni de lejos por la feria (aunque la exija como si habitásemos en Versalles) y que se encuentra perdido y despistado por su tradicional inmovilismo y su consabida falta de imaginación para afrontar, con eficiencia, que es lo único vale y marca el ritmo de este baile, en muchísimos aspectos de la vida moderna (gestión, comunicación, marketing, ventas,...). 

Al golf español no le da para reinventarse, aunque sea lo que todo el mundo pida, quiera y necesite... y esta pobre mujer, ella, Rocío, ha estado in the middle, en el ojo del huracán durante los intensos meses de preparación, y especialmente, en estos cuatro días de moqueta verde que, efectivamente, le dejan el pelo, la voz y los pies a cualquiera para el arrastre.

Zonas de fittin.
Despido esta primera entrega enviándote mucho ánimo, Rocío, enhorabuena por el trabajo, y por el de todo tu equipo durante estos complicados días. Un agradecimiento que debe hacerse extensivo a tantos y tantos profesionales que, con su circunstancia y realidad, han estado durante estos cuatro días al pie del cañón para que Madrid Golf saliese adelante, desde sus stands, sus marcas, sus visitas y sus chiringuitos. Admirable y creo que no podemos más que estaros agradecidos. Que aquí así conste.

Un primer álbum (con muchas más fotos y selfies de los que fui publicando al toque) y espero que hayáis empezado bien la semana, gentes del golf.

miércoles, 19 de marzo de 2014

El golf en los Polders

Aunque en esta ocasión no tenía ni pensado tocar el 'Golf in Holland', ha sido inevitable hacer una pequeña escapadita (en este breve stage primaveral nedelandés) y catar uno de los campos de la zona donde habitualmente vengo cuando estoy en Holanda, que es Almere, la zona del gran polder (al noreste de Amsterdam, en esa primera tierra que esta gente tan apañada y laboriosa ganó al mar).

Calles estrechas. 
Hablo del campo de Naarden, donde tuve la oportunidad de disfrutar del #sundaygolf de la mano de Peter @Golft_twitter, ese golfer tan majo con el cual ya he hecho dieciocho hoyitos alguna otra vez.


La verdad que el día fue bueno (climatológicamente lo lleva siendo en toda esta primavera anticipada, por aquí también) y nosotros lo dimos todo para superar un día que, bien por unos o por otros, estuvo de convertirse en un drama.

El Naardenbos Goflbaan es el típico campo comercial que, después de haber pasado por seis grupos inversores distintos, y los otros seis que vendrán, no funcionará en la vida, excepto para sus cuentas de explotación: que te soplen 60 € por jugar en un campo rustico, mal cuidado y sin ningún tipo de miramiento para el golfista (ni calles cortadas, ni roughs marcados, ni greenes en condiciones, ni marshall, ni starter y si me apuras, ni greenkeeper), no lleva a ningún sitio, ni para ellos los inversores, ni para nosotros, los golfistas.

Agua, mucha agua.
Al 80% de los que el domingo estaba dando rabazos por el Naardenbos, los llevas a Gorráiz y se creen que están pisando Augusta. Y, por supuesto, no les dejan salir a jugar porque aquello acaba con heridos, o algún incidente peor. Eso si: una Casa Club tope moderna y funcional, el café a 2,45 € y mucha apariencia, pero poca chicha golfera.

Greenes justitos.

Lo sorprendente es que, además, es un recorrido con un dibujo exigente, especialmente la primera vuelta, que es cerrada y estrecha, entre árboles, con agua y canales por doquier y que se convierte en un infierno si no andas fino, con tus hierros, con bien de bolas, y todas esas cosas que, al menos, yo,no llevaba conmigo.

Al final, el día abrió.
La segunda parte del recorrido, igual de poco cuidada que la primera, pero abierta, ancha, y aunque mucho más expuesta a los fuertes vientos del polder, bastante más permisiva, nos permitió disfrutar de algunas opciones de birdie, unos cuantos pares y un poco de disfrute de la mañana de golf.

Muchas gracias, once again, por todo el support, Peter, y la próxima vez ya iremos a un Club de socios que me han dicho que hay por aquí cerca también, y donde, aunque no tengamos correspondencia, seguro que disfrutamos más, y se siente más el golf que en Naardenbos.


Buena semana gentes del golf, nos vemos en Madrid Golf.

miércoles, 19 de febrero de 2014

Campamentos de golf

La gente de Campamentos de golf, empresa malagueña especializada en ofertar campamentos de verano e idiomas desde hace más de una década, me hace llegar una información general sobre estos temas que me parece interesante, si estás pensando en una opción similar tus críos durante el próximo verano.

Para ello, me han hecho llegar el artículo que os reproduzco a continuación y que da una buena información de partida si quieres hacer una buena elección sobre los aspectos más importantes de un campamento de golf. Así, para ir pensando con tiempo en verano, los críos y esas cosas.


Puedes ampliar esta información en su web, donde hay una completa información de destinos, formatos y opciones.

Muchas gracias por elaborar un contenido de calidad, y seguiremos hablando del tema cuando se acerquen las fechas, y haya que ir centrando las distintas opciones.

La mejor forma de disfrutar del golf durante el verano... ¿conoces los campamentos de verano de golf?

Cada día más padres deciden mandar a sus hijos a pasar unas semanas en un campamento durante los meses de verano. Es quizás la solución perfecta para padres que por motivos de trabajo no pueden dedicar todo el tiempo que desearían a sus hijos o para aquellos que simplemente quieren regalar esta magnífica experiencia a los más pequeños de su casa para que disfruten al máximo de las vacaciones escolares.

Añadir leyenda

Hoy día existen infinidad de campamentos distintos, pero sin duda, los que más triunfan son los campamentos deportivos con idiomas. Que los jóvenes disfruten de su deporte favorito y a la vez mejoren su nivel de idiomas es algo que convence a grandes y pequeños, dejando a todos satisfechos.

Entre los campamentos deportivos más solicitados se encuentran los campamentos de verano de golf. Si no conocías la existencia de este tipo de campamentos de verano, vamos a contarte en qué consisten:

¿En qué consisten los campamentos de verano de golf? Los campamentos de verano de golf van dirigidos a jóvenes de entre 8 y 18 años. Consisten en combinar la práctica del golf de manos de entrenadores profesionales con el aprendizaje de inglés. Los hay con programas adaptables a todos los niveles y también específicos para chicos con un nivel más avanzado que necesiten un entrenamiento más intensivo y específico.

Añadir leyenda

En los entrenamientos, los chicos aprenden la parte técnica y táctica del golf pero también la estrategia y la fortaleza mental necesaria para saber afrontar las competiciones. Hay campamentos que incluso realizan video análisis del swing a cada alumno para que puedan ir examinando sus movimientos y de esta forma ir perfeccionándolos día a día. Tampoco podemos olvidarnos de la parte física. Los chicos realizarán ejercicios específicos para fortalecer los músculos necesarios para que su rendimiento sea mayor y el perfeccionamiento de la técnica sea completo.

¿Dónde se encuentran estos campamentos?

Existen campamentos de golf en diferentes lugares de España y también en el extranjero, con destinos como Reino Unido o Estados Unidos. Cada uno está dirigido a cumplir unas expectativas, por tanto, la mejor elección para cada niño depende de su nivel, objetivos y necesidades. 

Por regla general podemos dividir los campamentos de golf en 2 tipos:

Campamentos de golf con inglés:

Estos campamentos están enfocados en chicos y chicas con un nivel bajo o medio de golf que quieren mejorar su nivel, dedicar también buena parte del tiempo a avanzar en su inglés pero a la vez, vivir todas las experiencias típicas de los campamentos de verano. 

Estos campamentos son la opción perfecta por ejemplo para iniciarse en este deporte puesto 
que los chicos, además de golf practican muchas otras actividades de entretenimiento, aprenden poco a poco con otros compañeros de su mismo nivel y aprovechan el resto del día para disfrutar de los juegos, la piscina o las demás actividades lúdicas que se organizan a diario en los campamentos. 

También está recomendado para aquellos que juegan al golf como hobby y quieren aprender todos los secretos de este deporte y conocer gente de todas partes del mundo con su misma afición para compartir unas semanas de diversión en un ambiente muy sano.

Campamentos de golf intensivos o de alto rendimiento:

Al contrario que los primeros, estos campamentos están enfocados en golfistas que o bien tienen ya un nivel alto y necesitan seguir perfeccionando su técnica o bien son chicos y chicas que independientemente de su nivel buscan un entrenamiento intensivo, con muchas horas diarias de entrenamiento porque mejorar su nivel de golf es su principal objetivo y el inglés o las demás actividades lúdicas quedan en un segundo plano.

Estos programas se diferencian de los anteriores en que a veces se requiere un determinado hándicap debido al entrenamiento intensivo, al nivel del resto del grupo o a la participación en torneos oficiales.

Algunos de estos campamentos están tan focalizados en el golf que no ofrecen clases de inglés, eso sí, en los campamentos situados en el extranjero la inmersión lingüística es total ya que todos los entrenamientos y demás actividades se realizan en este idioma.

Hay campamentos que ofrecen ambos programas para que jugadores de todos los niveles puedan acceder a ellos. 

Una experiencia muy gratificante donde conocer gente de diferentes países y culturas que comparten una misma pasión, el golf.

Contenido elaborado por www.campamentos-golf.es

lunes, 10 de febrero de 2014

Los primeros calendarios de la temporada amateur

Los calendarios de los principales Circuitos Nacionales de panorama amateur nacional, como son el de Gambito y Summum, ya están disponibles, y, de la misma manera, se espera que a lo largo de las próximas semanas otros de los principales actores en esta fiesta, como son el Audi Canal Plus, el Twittour, los circuitos de Carlos Marín, el Meliá Hoteles, y otros clásicos de los últimos años, lo hagan en breve.



Tenéis en sus respectivas webs, fanpages de FB y twitter, las referencias, con sus actualizaciones, por si os resultan de interés. Será en marzo cuando se levante definitivamente el telón.

En ambos casos, prácticamente se repite formato, aunque con importantes novedades de producto y servicios in situ, en los propios campos. A expensas de la provisionalidad que exigen las fechas, hay que agradecer que vuelvan a estar ahí en un 2014 nada fácil para la industria del golf, las marcas y los sponsors


Mientras Gambito repite esquema y refuerza su apuesta por sus Circuitos Premium, Ladies y Senior con la restauración y un amplio calendario por toda España como principales referencias, la gente de Summum lo da todo en este 2014, abriendo nuevos Circuitos (como el que hacen en la zona de Levante con Golf USA y que empezó el pasado sábado o una nueva competición para Universitarios), reforzando otros (el Nacional, y sus apuestas catalanas) o ampliando su oferta de Escapadas, alguna de lo más interesante.





Así que ya sabéis, abrid vuestras agendas, y empezar a tachar fechas. Volveremos sobre los Circuitos, sus protas, promotores y más novedades en breve, esto ya se pone con olor a competi.

Buena semana gentes del golf.

martes, 4 de febrero de 2014

Con los norteños en Rioja Alta

El pasado finde me pegué la primera excursión del año, que fue mini, junto a Charly y bien cerquita, a Rioja Alta, en un sarao de esos que montan los del Club Norteño. Llevaba casi todo el último trimestre de 2013 sin salir de Pamplona entre tanto Master #VBYE, mal tiempo y circunstancias varias y fue un verdadero 'punto de fuga' y buen cierre de mes.

De excursión con el Charly.
Bien es cierto que tal y como está últimamente el tiempo por el norte de la Spain, y las constantes lluvias y borrascas, más que el propio frío, que ese parece que vendrá ahora, estamos jugando más entre chapapote y barro a 'water golf' que a otra cosa. Visto así, el que no lloviese fue una bendición.

Los Allende Brothers.
Esa fue una de las principales alegrías del día: salir de Pamplona diluviando, pasar por Estella con más agua si cabe, llegar a Logroño y seguir cayendo y, oye... pisar Cirueña y, hasta última hora de la tarde que nos volvimos, y que fue cuando cayó una granizada épica, tuvimos todo el día seco. Eso si, con unos vendavales y ventoleras que movían la bola de green, e hicieron de hoyos como el 7, 8 o 14 un infierno. Infiero, pero seco.

Buen ambiente.
Fue otra de las gratas sorpresas de la jornada: ver cómo el recorrido de Rioja Alta está, en esta época invernal, con greenes y calles dónde la bola ni se empotra, y hasta rueda. Todo un lujo para como se ponen las cosas por aquí en estas fechas, y un motivo para felicitar a Jorge, Salva y todo el equipo del Club por cómo tienen las cosas.

Día y campo, espectaculares.
La cuestión era pasar un rato más que agradable con estos norteños, que son majos y dicharacheros, y viejos conocidos, y así fue, aunque el formato de sus quedadas, o la definición de 'evento' que se gastan, siguen estando un poco lejos de mi comprensión. Ya se sabe, será que tengo una única neurona, y a veces, ni la encuentro. No os preocupéis, son mis cosas, ellos ya lo saben.

Con Miguel y Javi, todo un estelar.

La última sorpresa del día, porque, as usual, de la mitad de las cosas me entero cuando llego, fue que tuve la grandísima suerte de desvirtualizar a una de las personas que más ganas tenía desde hacerlo, desde hace tiempo además, como es @MiguelAPSa, un hombre que siempre ha estado ahí, y con el que haber compartido 18 hoyos supuso una gran alegría. Mucho ánimo con tus cosas personales Miguel, y ahí quedan las cuatro horas de buena cháchara y de ver cómo podemos seguir en el loop... está claro que el golf, en nuestra partida, lo puso Javi Allende.

Buena semana gente del golf.

El Secre, comiendo verdurita... yo también te quiero, Óscar.

NOTA: Al hilo del tema de la zampa, podéis ver en la noticia en la web del Club el buen relato del Secre, Óscar (zorionak por lo de la Ford League ;o) que de eso sabe bastante.