martes, 29 de abril de 2014

La Vuelta al Mundo en 80 Campos de Golf

Hay entradas que tienen una compleja ubicación en un marco de espacio y tiempo, y creo que ésta lo es. Os voy a hablar de un proyecto que tenía guardado en un cajón desde hace un más de un año y que la semana pasada solté en unos cuantos las redes socialesLa Vuelta al Mundo en 80 campos de golf.

Si. Es uno más de esa docena de proyectos relacionados con el golf con los que convivo, sufro y sueño, y que espero llevar a cabo algún día antes de que los patos y las ranas me encuentren en cualquier esquina del cauce del río Arga, el que más me gusta de mi city, Pamplona, por el que suelo pasear, y que, supongo, será el sitio dónde acaben mis huesos, que chicha ya ni tengo.


Por aquello de que quede constancia de ello, no vaya a ser que el conflicto entre Rusia y Ucrania tome un cariz no deseado, o cualquier otra cuestión peor, lo voy a plasmar en esta entrada y así queda la cosa dicha y explicada por escrito y con amplitud, más allá de los cuatro enlaces mal puestos que puse la semana pasada y que, parece ser, es como ahora se cuentan 'bien' las cosas en las redes sociales y la 'interné'.

Y lo publico, así con cierta extensión, con un objetivo principal: que aquel que un día me hizo seguir la senda de Gollum (ya sabes, el proyecto y la idea... son míos!!) se entere que es más fácil, reputado y saludable acreditar las cosas haciéndolas públicas que llevándolas al Registro de la Propiedad Intelectual, como fue la sugerencia, y el caso. En realidad, no hay mayor despistado que yo, por hacerle caso... pero esa es otra historia.

El proyecto, idea o pedrada de dar la Vuelta al Mundo en 80 campos de golf está reflejado en espíritu y esencia en este dossier que se presentó (con un coste de 12,99 € en mayo de 2013) en el Registro de la Propiedad Intelectual de Pamplona y que pretender más que intentar repetir la aventura que tan maravillosamente relató Julio Verne en las andanzas de Phileas Fogg por su atribulado viaje atravesando el globo terráqueo, con el hilo argumental de que el golf es lo suficientemente popular, extendido y amigable que te puedes cruzar el planeta jugando de campo en campo, y sin grandes esfuerzos (económicos, fundamentalmente), gracias al medio de los medios: internet. Espero que lo explicase adecuadamente.

También hay que decir que la idea inicial parte de haberme encontrado un día, y por casualidad, del vídeo de la serie de Willy Fog en Youtube, de ponerme a llorar después de recordar los viejos tiempos del Atxiki cuando la poníamos y la bailábamos, y de decir: 'bah! esto de dar la vuelta al mundo siguiendo la ruta del Fogg, pero con el golf, ya se le habrá ocurrido a alguien'. Pues si se le ha ocurrido, y lo ha hecho, no lo ha contado, os lo garantizo.



La idea es, como siempre, un punto de partida a partir del cuál se puede empezar a construir proyecto, una aventura, una experiencia compartida: me da igual que sea de gratis y en plan homeless por el mundo, tirando de la red y de jugar invitado, que planificando el mega proyecto con 80 campos exclusivos y Red Bull y Golf Channel esponsorizando el viaje.

La cuestión, llegados a este punto, era contarlo y hacer ver que no hay más Licencia, Patente o Intelecutal Property mejor, en los tiempos que corren, que hacerlo público, y compartirlo... no vaya a ser que a alguien le interese, te llame y te pongas a hacerlo junto a él. Las ideas no valen nada. Lo que vale es llevarlas a cabo. Y para eso, mejor contarlo, no vaya a ser que haya quién te pueda ayudar. Que te vayan a copiar hay que darlo por hecho.

Golf en la India, por ejemplo.

Además del enfoque golfístico del proyecto recomiendo hacer una lectura en clave de emprendimiento a la hora de pensar en este proyecto y abordar la relectura del libro en esos parámetros.

Personalmente, he visto en Phileas Fogg la figura de un auténtico emprendedor, mucho más actual y ágil, y 2.0, en su visión del mundo y en la consecución de sus objetivos que todos los innovadores de medio pelo, literatura del emprendimiento y truhanes varios que ahora no hacen más que llenar nuestros timelines y publicaciones en la red sobre lo que es acometer empresas innovadoras y 'modelnas'.

Lo del Sr. Fogg si que es perseguir una meta 'al vuelo', 'fluyendo' de verdad, sobre lo que va surgiendo, sobre poniéndose a toda clase de obstáculos, no perdiendo el foco, gestionando al límite el mejor de sus recursos (el tiempo, que no el dinero), y consiguiendo su objetivo, tal y como se había marcado, a pesar de los pesares. Por supuesto, y siguiendo el manual del buen emprendedor, siendo muy pocos los que creyeron en él y su empresa. Todo un clásico.

Phileas Fogg.
Cuando le pedí a mi interlocutor que leyera el libro en esta clave de emprendedor y emprendimiento, éste, tras hacerlo, no supo más que decirme que 'con buena picha, bien se jode' (en alusión al dispendio económico y de su fortuna que Phileas Fogg hace en pos de conseguir su objetivo), haciéndome ver que, además de ser soez y grosero, no había entendido de la misa, la mitad.

Luego vino lo del Registro y todo eso que ya os he contado. En fin, como para explicarle al susodicho que, además, lo que mola, más vale, gana y se lleva el Sr. Fogg de sus corre calles por el planeta es el amor eterno de Aoudda, su amada, y no una bolsa llena de pasta, ni todos los honores de ese Londres de falsete o de sus colegas del Reform Club. Ni siquiera su honor, o su ciega creencia en poder lograr su empresa, son un premio tan grande para un hombre mucho más apasionado que la fría imagen que Verne construye sobre él y su aventura.

Está claro que para ciertas cosas, esas que requieren visión, entendimiento y una mente un tanto abierta, me tengo que rodear de otras gentes.

Así que, una por una, este era el objetivo de la entrada: lo comparto por aquí con vosotros y vosotras, iré publicando más divagaciones de estas relecturas (llevo cuatro ya, voy por la quinta, y no me canso) conforme vea que se pueden dar pasos en el buen camino, bien con el hastag #80GCAW en las redes sociales, o por cualquier otro medio.

De momento, el único paso que se me ha ocurrido dar es salir corriendo de GleanEagles 2014 con la Ryder Cup camino de la estación de tren de Londres y no parar hasta llegar al mismísimo Brindisi... ya mandarán a Fix a por mi ;o)

GleanEagles, Escocia, Ryder 2014.

Muchas gracias por compartir, y, si ya lo habéis hecho, os recomiendo que volváis a leer La Vuelta al Mundo en 80 días, bien en clave de golf (y me ayudáis a poner campos por el mapa en la ruta), o bien en clave emprendedora, que, en el fondo (y no tan en el fondo), esta aventura es todo un manual del 2.0 y de cómo abordar la vida moderna del que quiere poner en marcha cosas, o simplemente, hacerlas.

Y como habrá algún capítulo más de esta historia, ya os desvelaré quién es Gollum.

Buena semana gentes del golf.

2 comentarios:

JMiguel MF Periquet dijo...

Desde el primer instante tu proyecto me atrajo, me parece factible, desafiante y divertido, evidentemente me encantaría "tener muchas pelas" para ponerlas a tu disposición, pero no las tengo. De modo que solo me queda ofrecerte el apoyo mio y de GOLF NUMBER ONE desde el principio, date cuenta del parecido de tu SLOGAN y el nuestro "PLAY WITH US GOLF AROUND THE WORLD" tenemos que encontrar el modo y la gasolina, un abrazo David.
José Miguel Periquet

David dijo...

Compartir tiene estas cosas tan maravillosas, mi buen amigo José Miguel... da por supuesto que lo haremos juntos, de momento ya tenemos el claim, y la gasolina... qué es eso para gente como nosotros ;)

un abrazo enorme, gracias por aparecer y vamos dando forma a esto, abrazo!